Que rica mi amiga y su novio Relato para adultos

Mi nombre es Helena, tengo 23 años soy una mujer muy reservada en cuanto a mi sexualidad y suelo hablar muy pocas veces sobre ello confieso que soy bisexual por lo que me gusta probar cosas nuevas.

Siempre fui bastante esmerada en presumir mi físico mi cabello largo bien recogido y mi ropa casi siempre eran playeras cortas, shorts con sandalias ya que donde vivo hace mucho calor. Yo tengo una mejor amiga llamada Regina de cabello castaño y casi con el mismo cuerpo que yo. Le tengo mucha confianza y nos contamos todo 


 

 el sexo con nuestras parejas.

Un día que llegaron las vacaciones mis papás decidieron que iríamos a un viaje a la casa que teníamos en la playa, les pregunté si podía invitar a Regina y no tuvieron problema pero Regina me preguntó si podía llevar a su novio Isaac mis papás dudaron un poco pero aceptaron.




Cuando llegamos nos acomodamos Regina y Yo en un cuarto, Isaac en otro y mis papás en el más grande, salíamos a pasear y hacíamos todo tipo de actividades nada fuera de lo normal. Pero al cabo de unos días comenzaron alguna cosas raras cuando me iba a bañar me encontré a Isaac adentro, el no me escucho pero yo ví por un momento su pene era un poco largo y bastante grueso esa escena me excitó un poco, me regresé al cuarto y por suerte no estaba Regina y me masturbe un rato al recordar aquella imagen, durante esos días no podía pensar en otra cosa que no fuera su pene.

Sonaba raro y malo pero me propuse en ese momento que iba a probar ese pene en cuanto se me diera la oportunidad por lo que aprovechando siempre mi vestimenta decidí tentar a Isaac usando mi traje de baño más revelador pero Regina no se quedaba atrás mostrando también bastante culo y un gran escote.

Un día antes de irnos salimos a jugar a la playa por última vez regresamos muy cansados y mi mamá, me dijo que se irían por unas cosas y que regresarían en un par de horas.

Me bañe y me fui a la sala donde estaban ellos 2, bebimos un par de copas y platicamos un rato pero a mí me empezó a dar sueño y por un momento me quede dormida. Cuando desperté no había nadie me fui a asomar a mi cuarto y Regina estaba dormida así que me fui al cuarto de Isaac pero se escuchaban unos ruidos. Entre sigilosamente y me quede petrificada lo encontré masturbandose. Yo no sabía que hacer estaba emocionada y caliente pero tenía miedo a la vez. No sabía que hora era ni cuánto tiempo llevaba dormída pero me dije es ahora o nunca.

Me desnude entre al cuarto sin hacer ruido tome el pene de Isaac y se lo comenzé a chupar. Él rápidamente me tomo por mi cabello y me empujaba su miembro al fondo de mi boca el me bajo y me empezó a chupar mi coñito que ya estaba hirviendo de pasión finalmente al cabo de un rato Regina entro al cuarto pero no parecía molesta y dijo:

-No sean envidiosos yo también quiero...

Cambiamos de posición ahora Regina me la chupaba a mí Grite:

- Aaaaahhhhh que rico se siente tu lengua...

El lamió un poco su vagina y empezó a meterle su pene se veía tan rico verlo entrar y salir ella gemia muy fuerte casi gritando. Después el le saco su pene y me jalo con fuerza para meterme su verga en mí vagina con muy poco esfuerzo se deslizó hasta el fondo yo sentí tan rico al ver ese pene llenarme en eso Regina dijo:

-Manten tu boca ocupada perrita

Y se sentó sobre mi cara. Yo de inmediato empecé a meter mi lengua y a masajear su clítoris gemíamos como zorras. Regina grito:

-Metemela más amor ya quiero llegar porfavorrrrr

Saco su verga de mi y se acostó Regina se agachó y se lo fue metiendo poco a poco cuando tocó fondo empezó a mover su culo como loca.

-Ahhh no mames que rico nalguame corazón nalguameeee...

Yo me subí encima de la cara de su novio porque quería seguir gozando mientras el me chupaba mi vagina Regina me besaba ambas nos metíamos nuestras lenguas hasta llegar al clímax Regina pego un grito de placer:

-Ahhh que rico dale dale dale más fuerte!!! voy a llegar espera!!! Ayyyyyyyy

Se salió de él y me tocaba a mí de nuevo pero le dije:

-Cojeme como tu perritaaaa

Me puse en 4 y me la ensartó con mucha fuerza mientras Regina chupaba mis tetas al cabo de unos minutos empezaba a tener un orgasmo me temblaron las piernas me estremecí y finalmente di un grito de pasión:

-Ayyyy así así así papito cojeme más duro más duro ahhhhhhhhh

El me la saco y nos pusimos enfrente de su pene y nos echó todo su semen en nuestras caras lo probamos y tenía un sabor muy simple pero rico.

Nos quedamos un rato descansando, después nos levantamos y nos fuimos a bañar juntos ahí repetimos un poco. Cuando finalmente nos despedimos yo esperaba que está no fuera la última vez que nos veríamos.
Autor: Anonima
 
Tu también confiesate en
aru2nap3@gmail.com


Comentarios