Fui al supermercado y termine con 2 penes Relato erótico

Andaba de compras en el supermercado a media mañana, adquiriendo comida y otros artículos, cuando me percato de la mirada fuerte de alguien. Volteo y observo a uno de los arrumadores, trabajador de allí, que recorría mi cuerpo con una mirada de deseo impresionante.... Me le quedo viendo y el muchacho sonríe maliciosamente y me lanza un beso, el gesto lejos de molestarme me agradó, así que le sonreí también de vuelta. Seguí mis compras y me tocó llegar cerca de mi admirador furtivo, empiezo a escoger vegetales y cuando voy a seleccionar las zanahorias, se me ocurre jugar un poco con el chico. De manera tal que agarro las zanahorias más gruesas y las palpo un rato, las veo y relamo mis labios entrecerrando mis ojitos. Ésto hizo que el trabajador del super quedara boquiabierto y emitiera un "sssshhh" de calentura que escuché claramente, me acerqué un poco más a él y dijo en voz baja:

 

-¿Qué señorita, le gustan gruesas y fuertes?

 

-Mmmmm, sip, son mis favoritas.... -Lo veo con picardía mientras hago como si pajiara una de las zanahorias.

 

-Ssssshhhh, qué bien.... Debe usted comérselas así mismo, ¡crudas y todo!

 

-Pues lo bueno de crudas es que están más duras.... Soy como una coneja, mira.... -Saco un pañuelito de mi bolso, limpio la punta del tubérculo, le paso la lengua en forma circular para luego meterme un trozo del mismo en la boca como chupándola; aclaro que acababa de ver cómo el arrumador las limpiaba previamente con agua fresca.

 

El tipo quedó petrificado, se puso a sudar del tiro, haha. Yo seguí guardando las zanahorias en una bolsa y, arriesgándome más, le pregunto:

 

-Hey, ¿y dónde almuerzas? Digo, si quieres te invito a comer a mi casa, no vivo lejos....

 

-Esteee, bueno.... Yo como aquí en un comedor que tenemos para los trabajadores, pero igual acepto su invitación.... Ahora, la he visto en otras ocasiones acompañada por un hombre que parece su esposo.... ¿Él no va a casa al mediodía?

 

-Haha, así que me has visto varias veces, eh? Y sí, es mi marido quien cuando puede me acompaña, pero él trabaja mucho y tengo que comer solita esta vez (eso para no aclararle que son muchas las veces que estoy sola en casa).

 

-Ah caramba, okey, okey.... Pues cuente conmigo para hacerle compañía en su soledad de hoy, bella señorita.... Anote su dirección aquí en este papel que yo seguro le caigo ahora.

 

No me había percatado que detrás nuestro, otro chico escuchaba la conversación. El arrumador le dijo que se retirara de allí, pero mi mente cochambrosa ideó otra cosa, dado el hecho de que el chamaco nos había oído y tal vez visto mi graficación con la zanahoria, hahaha:

 

-Hola, si quieres puedes ir tú también a comer.... -Los dos muchachos se quedaron sin saber qué decir, con los ojos abiertos como unos buhos, insistí y les dije que los esperaba a ambos en mi casa, que debían acudir los dos puesto que de lo contrario, no le abriría la puerta a uno nada más. Me retiré, pagué en caja y me fui a casa para esperar a los chicos. Allí, con una ansiedad y nerviosismo que me producía el saber que tendría dos penes para mi disposición, así como me pasó en la playa una vez, me di una ducha, me coloqué cremas, y me puse una batita corta sin nada abajo, lista para la acción....

A eso delas 12:30m sonó el timbre, cual jovenzuela emocionada acudí a abrir. Allí estaban los dos jóvenes del super, con caras de sorpresa y asombro al verme así vestidita, o casi desnuda más bien, recibirlos con amabilidad:

 

-Holitaaa.... Pasen chicos, pasen adelante, ¡los esperaba!

 

Uno me llevó bombones, otro unos cholotatitos, se los agradecí con besitos muy directos y húmedos en sus cachetes. Fuimos hasta la sala donde les pedí se sentasen cada uno a un lado mío en el sofá grande de tres puestos. Los muchachos no dejaban de alabarme y de mirarme de forma perversa, sabía que los traía locos y ellos a mí. Luego de charlar empezó un toqueteo divino, yo les tocaba sus caras y brazos, ellos mi rostro, luego acaricibian mis muslos hasta que, haciendo pausa, les pregunté sus nombres:

 

-Luis -Dijo uno -Pedro -El otro.

 

-Mmmm, ¿edades?

 

-Tengo 20 -Aclaró Luís - Y yo 21 casi 22, me contó Pedro.

 


 

-Okey mis amigos, yo me llamo Raquel, tengo 30 primaveras a cuestas.... A sus órdenes y completa disposición, hahaha.

 

-Usted es una hembra señorita, vaya qué está buenísima -decía Luis.

 

-Demasiado buena y rica.... Me la puso como piedra cuando jugó con la zanahoria, ssssshhh, se aceleró mi pulso....

 

-No tenemos mucho tiempo pues deben regresar al super, chicos, así que....

 

Terminando de hablar y tomé al arrumador, Pedro, por la cara atrayéndolo para fundirnos en deliciosos besos mientras Luís me besaba las piernas. Después de un rato, me besé con Luís y Pedro hábilmente, soltó la tira que ataba mi batita, dejando al descubierto mis melones los cuales chupó y besó a placer, al tanto que Luís me ponía de espaldas hacia él para besar y acaricira mi espalda y nalgas. Yo me sentía en las alturas, acariciada, besada y chupada por esos dos chicos a quienes había seducido y ahora los tenía para darme y darles placer. Pasados unos minutos, les pedí que se desnudasen, haciéndolo tópermente por la excitación pero quedando como Dios los trajo a mundo con sus vergas bien paradas y babeantes. Ambos se pusieron frente a mí para entonces yo turnarme mamándoles y lamiéndoles sus prodigosos miembros, mientras degustaba uno, al otro lo masturbaba con una de mis manos:

 

-Mmmmm, mmmmm.... ¡Qué ricos penes tienen chicos!, me gustan mucho.... Mmmm, mmmm....

 

-Aaaaahhh, pues tu mamas delicioso, chúpamelo así, conejita.... -Dijo Pedro entre suspiros.

 

-Prefiero me digas perrita amor, putita.... Me gusta y me enciende ser tratada como lo que soy, ¡una prostituta!

 

-Aaaahhhh, pues sí, eres una puta sinvergüenza, casada y aquí estás, mamándonos las vergas con unas ganas impresionantes.... -Comentó Luís.

 

Inicié una chupada de lujo sobre la verga de Luís, lo cual lo hizo acabar y, por supuesto, tragarme toda su leche como me encanta hacerlo.... Pasé a acariciarle los testículos a Pedro al mismo tiempo que engullía su falo en mi garganta y, a los segundos de aquello, la venida de este muchacho fue fantástica y la saborié completita. Se sentaron otra vez a cada lado de mi cuerpo, continuando sus besos y restregadas por todas mi figura que, desnuda, se les ofrecía sin tapujo. Pedro separó mis muslos y entró con su cara allí para darme el deleite de una mamada de cuca fantástica, la cual me provocó dos orgasmos supremos, mientras Luís pasaba su herramienta por mis senos haciendo con ello que se pusiera dura otra vez, dispuesta para el combate. Separando a Pedro de mi entrepierna, le pido a Luisito que me coja:

 

-Ven mi hombre, ven y métemela que estoy que exploto.... ¡Cójeme, cojéme! Hazme tu mujer.... -El guevo del chico entró e inició la cópula mientras gemía yo encantada.

 

-Aaaagghhhh, rico, rico, métemela así, hazme tuya corazón, mmmmm.... ¡Aaaggghhh!

 

Al mismo tiempo que era penetrada ávidamente por Luís, Pedro se colocó a un lado con su verga deliciosa la cual mamé y mamé. Luego, me coloqué en cuatro patas para que me siguiera cogiendo Luis mientras continuaba la chupada, entre mis quejidos, del mástil de Pedro. A todas estas, aquello produjo varias acabadas mías bien divinas.... Pedí entonces que intercambiaran papeles y así lo hicieron, me sentía tan bien que escribiendo y recordando me masturbo.... Pedro acabó llenando de semen mi vagina, se separó y pedí a Luis que me la metiese pero por el culo. Así lo hizo, con mis indicaciones respectivas de primero despacio, amoldando mi agujero, ¡para luego darme como le diese gana!

 

-Uuuyyyy, aaagghhhh papito.... Tu verga en mi ano se siente sensacional, dame duro mi bello, hazme sentir que soy una puta que goza por ese culo, aaaagghhhh....

 

-¿Te gusta? ssssshhh, aaahhh.... Tu culo está estrechito mamita, eres una perra gozona....

 

-Esta puta le gusta que la cojan y lo demás es cuento, haha, ¡qué suerte tenemos Luís! -Decía Pedro mientras se masturbaba para poner su miembro hinchado.

 

-Ssssiiiii, sssiiiii.... Me encanta llevar leña, aagghhh.... Uuummmmm.... -Y tuve otro orgasmo.

 

Luís se vino haciéndo que mis entrañas sintieran su calor seminal.... Le pedí se fuese a lavar mientras Pedro y yo nos comíamos a besos, éste me dijo entonces:

 

-Te quiero coger por el culo ahora yo, mami, dame el culo, dámelo....

 

-Espera que venga Luis, quiero una doble penetración, esta oportunidad no la voy a desperdiciar por nada del mundo amor....

 

En lo que Luis llegó del baño y de tomar agua, les propuse la doble cogida, explicándoles la posición que adoptaríamos para que fuese cómoda para los tres y gozarlo a plenitud. Nos fuimos para mi cama matrimonial, Luís se acostó y yo me enterré su verga completamente, para pedirle ahora a Pedro la penetración anal. Al principio cuesta un poco, pero ya luego uno se va acoplando hasta conseguir la postura idónea y dejarse llevar y sentir.... Pues al lograrlo y estremecerme yo con las dos vergas que me taladraban a un ritmo vertiginosamente sabroso, gritaba y enloquecía por aquellas arremetidas:

 

-Aaagghhh, mmmmm.... Aaaayyy no, esto es lo máximooo.... Dos machos cogiéndome, aagghhh.... Siento sus vergotas tan deliciosas y duras, me están haciendo gozar, aaggghhhh.... Cójanme duro por puta, por zorra.... Prometo mamárselas un día en el baño del super, aaggghhh.... Son unos tirones como a mí me encanta, resistentes, aaayyy, destrózenme a gueeevooo....

 

-¡Recibe lo tuyo perra, toma lo que te gusta....! -Gritaba Pedro.

 

-Divina mamita, nunca había conocido una puta como tú, eres sucia, pervertida, una mujer casada que se entrega fácil porque le gusta llevar fuego, ¡toma y siente mi verga, zorra! -Me increpaba Luis.

 

Así me dieron con sus apetitosas vergas por un buen rato, mientras yo llegaba ya ni sé cuántas veces.... Es fenómenal ser multiorgásmica y puta, hehe, logra una el gcoe máximo de tantas formas y maneras, con tantos penes diferentes que hacen delirar mis agujeros deseosos de sexo.... Al cabo de minutos, primero Luís y después Pedro, regaron con esperma mis empapadas cuevas. Nos acostamos cansados, bromeamos con lo del almuerzo pues la comida fui yo y para mí sus miembros jugosos.... A ellos se les había hecho tardísimo para regresar a sus trabajos, me propusieron quedarse más tiempo pero les sugerí que no era buena idea, podrían perder el trabajo y era un riesgo, mientras que a mí no me perderían ya que otro día podríamos seguir portándonos mal a gusto. Así que se cambiaron y se fueron, mientras yo me duché y me acosté bien cogida por la totalidad de mis agujeros y piel, como me gusta ¡Mmmmm!

Gracias al autor

@Locaporpenes

Tu también envía tu relato a aru2nap3@gmail.com

Comentarios